Fecha

martes, 14 de abril de 2009

Date una vuelta por el lado salvaje.



Ayer tuve una noche de las mías de domingo. Podría describirse como una noche de insomnio provocada por las deshoras de sueño. Intenté dormir a una hora más adecuada de una manera que creí que sería lo más lógica posible: Dormir poco esa noche para poder dormir un poco más la noche del domingo al lunes, el peor día para los jóvenes y afortunados, en estos dificiles momentos, trabajadores.

Pero afortunadamente no me pude dormir. Y digo afortunadamente porque me ayudó a descubrir una canción que había oido muchas veces pero nunca llegué a saber de quien era. Me llamareis inculto y con razón, puesto que es un artista reconocido, y una canción muy famosa. A mí me ha parecido una canción con una letra un poco chocante, imagino que algo sorprendente para la época en que se editó el disco (1972). Por suerte para mí, mi poco nivel de inglés, pese a que estos últimos meses ha mejorado algo, no me ha permitido traducir la canción en su totalidad usando el oido, pero sí lo suficiente como para sacar una pequeña frase y empezar mi búsqueda por la Red. Entonces ese insomnio me ayudó a descubrir que el título de esa canción es el mismo que el de esta entrada del Blog (Walk on the wild side) y que el artista en cuestión se llama Lou Reed. y que gracias a mi fallido nivel de inglés me pareció una canción que suena preciosa, como si fuera algo privado. Como si el cantante en cuestión sólo la quisiera tocar para tus oidos mientras estas dando un paseo nocturno de camino a casa pasando por la Plaza de Atocha, o de la Cibeles.



Y me hizo recordar la cantidad de cosas importantes que pueden pasar en una noche. La gente (entre los que me incluyo, aunque a veces no lo parezca) es capaz de hacer las cosas más insólitas en la noche, y todas esas cosas serían perfectamente compatibles mientras la banda sonora de ese momento es esta canción. Puedes estar rompiendo con tu pareja, o puede que una persona declare sus mas intimos sentimientos hacia tí. Pueden estar jodiendote la vida llamandote por teléfono a casa a esas horas tan intempestivas o puedes estar dando un paseo solitario, como ya dije antes. incluso puedes perfectamente, con ese punteo de guitarra tan simple estar desgarrandote por dentro por la pérdida (o fallecimiento) de un ser querido (llámese amigo/a, novio/a o familiar) o fundirte con quien menos te lo esperas, o también podrías estar asqueado por no saber que hacer con tu futuro, por encontrar tu sitio, si te escapas ya fuera de Madrid o a Italia por ejemplo (Bonito pais para visitar pero no me imagino esta canción en una noche italiana, la verdad). Esta canción podrías ponerla en una noche desvelada cuando piensas en si realmente esta bien lo que haces, si se te reconoce tu labor allá donde estés o sólo te ven como una persona con la que ni rozarse no vaya a ser que se piensen que quieres ligar con ellos (menudos están hechos los franceses...). O simplemente podrías escuchar esta canción en un Frontón. Esta última idea sería la más aceptable, para mi gusto, junto con el paseo solitario. O escuchar esta canción mientras escribes tu entrada en el Blog, o mientras tú, amigo o amiga, la estás leyendo ahora.

Para D, B, R y A. Espero no haberme enrollado mucho con esto. Los malos momentos, por mucho que duren siempre se olvidan rápido. Los buenos, por breves que sean nunca se olvidan.


6 comentarios:

Rodrigo Casteleiro dijo...

a mi esta cancion me da un buen rollo que flipas...es pegadiza, un temón, y sí apetece un jack daniels cola y unas palomitas.

menos mal que has escrito algo, mangurrián


saludos

eme dijo...

Venga, a ver si escribes más a menudo tus reflexiones insomnes.

Ps: Se nota que este tipo le gusta a Rebeca Jiménez porque tiene el "tu tu rú, tu rú tu tu tu rú" al final de una de sus canciones. Imposible no reconocerlo.

Carolina dijo...

La voy a escuchar, por primera vez mañana cuando anochesca..
te cuento a que me supo ...
abrazos

Toño dijo...

Y qué te pareció la canción?

Proyecto de Escritora dijo...

Joooo, aquí no puedo escuchar la canción pero cuando llegue a casa lo hago!!

Me encanta la última frase, es tuya???

Curioso que esta entrada, sea de hace un año, y quede bien en esta semana...curioso...

Creo que tienes algo de visionario.


Un besote :)

Toño dijo...

Hola Proyecto! Bienvenida al blog! :)

Pues sí pues sí. La frase es mía. Ya ves que a veces uno tiene momentos de lucidez.

A ver si voy a tener poderes y aún no me he enterado eh.

Cuando puedas escucha la canción. Mola mucho.

Besillos.